Site Map: MAIN / English/ Spanish
Find out why: Fear, Anxiety, and Anger are Endangered Species From Now On!
All Written Material on this Page is ©2005 by 21st Century Education, Inc.
The Spanish Translation was prepared by Jorge Cabrera, August, 2017.

CLICK HERE TO LEARN TO DO a Speed Trace (IN SPANISH).

by

Bobby Matherne
Principal Researcher and Founder
The Doyletics Foundation


FIRST AID KIT: Open and Learn the Speed Trace (IN ENGLISH)




IN SPANISH: Read the Introduction and Theory of the Speed Trace:
CLICK HERE!



Google
Web www.doyletics.com

Like Us? Subscribe to Receive a Monthly Email
Reminder of New Reviews & New DIGESTWORLD Issues — CLICK


~^~


Click Left Photo for List of All ARJ Reviews      Click Right Bookcover for Next Review in List

Introducción: la ciencia de la doyletica

Los descubrimientos cosmológicos, como los relacionados a la estructura y evolución del universo, son poco frecuentes. No obstante, Doyle Philip Henderson sí realizó este tipo de hallazgos. Henderson descubrió algo que se puede aplicar a todos los seres del mundo, vivan en Mumbai, Miami, Melbourne o Moscú: descubrió que los sentimientos y las emociones son artefactos del desarrollo humano. Las emociones básicas comunes a todas las personas no existen. Al parecer, este descubrimiento se puede explicar por las homogeneidades locales en la cultura, costumbres y crianza familiar que exponen a los niños a unos eventos que suponemos conforman un conjunto de emociones básicas, tales como el respeto, la tristeza, la alegría, la ira, el sonrojo, la agitación, la excitación, el asombro, la irritabilidad, el humor variable, entre otras. El descubrimiento principal de Doyle Henderson consistió en identificar cómo los eventos de la niñez ocurridos antes de los cinco años se almacenan y se recuerdan después de esa edad y durante toda la vida. Este hallazgo lo llevó a proponer un método que permite eliminar las emociones y los sentimientos indeseados. La incipiente ciencia de la doyletica se basa en estos principios elementales y en la práctica del rastreo rápido. Esta práctica ofrece una simple técnica de la memoria que elimina los estados corporales indeseados, es decir, los doyles, en un minuto más o menos.

La historia de Doyle Henderson y su obra

Doyle creció en el sur de California y fue un niño con muchos temores. Tenía miedo, pero esto no le impedía realizar ciertas actividades. A Doyle temblaba, su corazón le latía muy rápido cuando los otros niños se subían a los árboles. Es decir, tenía miedo a hacer las mismas actividades que los otros hacían, pero, de todos modos, se trepaba a los árboles, inclusive más alto que los otros niños. El temor nunca le impedía realizar estas actividades, simplemente las hacía. Sin embargo, siempre pensaba, "¿por qué estoy temblando y mi corazón está acelerado?" Durante la Segunda Guerra Mundial, Doyle quería enlistarse, como su hermano mayor lo había hecho unos años antes, pero no lograba aprobar el examen físico debido a su ritmo cardiaco demasiado elevado. Solo lo aprobó después de suplicarle encarecidamente al doctor que le permitiera subir y bajar algunas escaleras. De esa manera, el doctor constató que su ritmo cardiaco estaba dentro de los límites normales a pesar de que había estado haciendo ejercicio. Fue así como Doyle pudo incorporarse en el Ejercito e irse a la guerra, a pesar de sus temores abrumadores.

Al finalizar la guerra, Doyle se convirtió en un pionero de la instrumentación electrónica digital. Construyó el primer cronómetro digital para cronometrar la velocidad de los automóviles. Este reloj se usó por primera vez en Bonneville Salt Flats, en Utah, Estados Unidos. También se graduó en ciencias electrónicas y empezó a trabajar en Berkeley Instruments, donde continuó diseñando instrumentos. Después trabajó en proyectos de punta, como el misil intercontinental SNARK (un avión no tripulado guiado por un sistema de navegación celeste capaz de lanzar una carga de arma nuclear a más de 6.000 millas con una exactitud de un cuarto de milla) y que representa una hazaña tecnológica increíble para la época.

Más allá de estos logros, Doyle siempre se preguntaba, "¿por qué le temo a tantas cosas?" Un día tuvo una idea que estaba destinada a cambiar el curso de su vida y la de millones de otras personas: "una emoción es un evento de la niñez recapitulado". Su trabajo en la instrumentación digital le había enseñado que se pueden grabar eventos ocurridos con anterioridad, como los tiempos de calibración, y se los puede recuperar y recordar para compararlos con alguna interpretación actualizada. ¿Qué pasaría si el cerebro funcionase así? ¿Qué sucedería si hubiésemos almacenados esos estados corporales (lo que llamamos sentimientos y emociones de diferentes tipos) a partir de eventos que nos ocurrieron a una edad temprana? ¿Y qué pasaría si después simplemente los recordamos cuando recibimos una señal o algo nos los desencadena? "¡Eso explicaría mi tembladera miedosa!", pensó de manera triunfal.

De este modo comenzó la búsqueda. Doyle empezó a estudiar todo lo que podía encontrar sobre las emociones, la psicología, la psicoterapia, y pronto se dio cuenta de que nada de lo que leía contradecía sus ideas. Esto lo animó a intentar localizar el evento original durante el cual había almacenado los estados corporales del miedo y el temblor. Pudo localizar el evento original a través de una combinación de hipnosis y de regresión en el tiempo. A partir de ese momento, no tuvo más temblores ni un ritmo cardiaco acelerado.

Empezó a ayudar a otras personas, inclusive abrió una clínica local que recibía los casos perdidos de una clínica de rehabilitación para consumidores de drogas ubicada en las cercanías: eran los casos que la clínica de rehabilitación no había podido ayudar. Doyle empezaba las sesiones pidiéndole a los pacientes que relajasen sistemáticamente todos los músculos del cuerpo y que trasladasen su mente a una edad anterior. Poco a poco, Doyle los guiaría para que pudiesen localizar el evento original y les pediría que se detuviesen ahí. Al finalizar la sesión, los estados corporales que los habían llevado a la aberración y adicción desaparecerían. Doyle afirmaba que había logrado transformar a alcohólicos en bebedores sociales. Uno de los doctores de la clínica de rehabilitación se sintió amenazado y consiguió que la policía clausurara la competencia, la clínica de Doyle. En ese entonces, Doyle todavía estaba trabajando como ingeniero aeronáutico y realizaba su trabajo comunitario en sus ratos libres, pero sabía que su método funcionaba, y además era gratis. Le clausuraron su centro porque alegaban que estaba ejerciendo como médico sin tener una licencia. En realidad, Doyle estaba enseñándole a la gente a usar una técnica de la memoria, aunque los doctores solo viesen una clínica y una persona que les hacía competencia y, por tanto, quisieran clausurarla.

Esos años de experiencia clínica dieron como fruto un importante descubrimiento empírico que es el principio básico de la doyletica: la Edad de la Transición de la Memoria (Memory Transition Age, MTA, por las siglas en inglés). Doyle descubrió que, si ayudaba a una persona a rastrear sus recuerdos hasta llegar a una edad anterior a los cinco años, cuando hubiese ocurrido el evento original, el estado corporal molesto nunca retornaba. Sin embargo, si solo llegaban a, por decir una edad, los siete años, los estados corporales volvían a manifestarse. A las personas que volvían a sentir los estados corporales, Doyle las hacía rastrear de nuevo hasta llevarlos a una edad anterior esta vez. Él hizo un seguimiento a sus pacientes y logró identificar los cinco años porque esa era la edad en la que las personas lograban eliminar permanentemente los estados corporales. Cada vez que las personas alcanzaban la edad anterior a los cinco años, los estados corporales no volvían a aparecer. Es así como los cinco años se convirtieron en la edad clave para su procedimiento de la memoria, lo que en la doyletica se conoce como la edad de la transición de la memoria.

Un día un hombre se presentó con un dolor de espalda y no pudo acostarse para empezar el ejercicio habitual de relajación sistemática que precedía al procedimiento. Doyle le permitió mantenerse sentado con los ojos cerrados y, de todos modos, el método funcionó. Meses después, un hombre ciego fue a verlo. Doyle aprendió el lenguaje de signos americanos para poder comunicarse con él y el procedimiento también funcionó sin problemas. Ahora Doyle sabía que el método de la memoria se podía realizar con los ojos abiertos y en posición sentada. Tiempo después, una señora que vivía sola le escribió diciéndole que quería usar el método. Doyle desarrolló un programa software para que la señora pudiese realizar el procedimiento sentada frente a su computadora. Lo llamó PANACEA, un nombre que manifestaba su entusiasmo por haber descubierto un analgésico universal para aliviar las emociones indeseadas de las personas: el miedo, la ira, el pesar, la angustia, la depresión, entre otras.

Doyle no podía ayudar a las personas a eliminar las cosas que desencadenaban el miedo, la ira, el pesar, la angustia y la depresión, pero sí podía ayudarles a eliminar los estados corporales de la edad adulta que estaban provocados por los eventos originales. Estos estados corporales, que habían permanecido durante tanto tiempo en la edad adulta, estaban totalmente eliminados. Es más, habían sido extirpados, es decir, habían sido "extraídos de raíz", raíces que él sabía se extendían a la niñez, a antes de los cinco años. Mediante el procedimiento del rastreo de la memoria, otras personas podrían, en la privacidad de sus hogares, eliminar de manera permanente sus estados corporales molestos.

La fundación de la ciencia de la doyletica

Cuando lo conocí, Doyle Henderson tenía 75 años, vivía en una cabaña en las montañas de Los Ángeles, estaba jubilado, y vendía su programa de software en todo el mundo. Lo conocí a través de la lista de correo electrónico Joseph Newman Energy Machine. Cuando le pregunté acerca de la dirección de su correo electrónico panacea@bigbear.net, me contó sobre su software. Como me parecía bastante difícil de creer, Doyle aceptó mandarme una copia para probarlo. Y desde el primer intento me funcionó de manera extraordinaria. No obstante, me salté unos pasos y descubrí que podía realizar otros rastreos sin el software. Al parecer, no era necesario rodear el evento original sino sencillamente ir hasta antes del mismo para que diese resultado. Con el permiso de Doyle, empecé a impartir seminarios a unas quince personas y a ayudarles en el rastreo durante el transcurso del seminario. Muchos de los participantes lograron rastrear en las breves demostraciones, y también compraron copias del software para llevárselo a casa.

Doyle quería saber cómo funcionaba la memoria durante el proceso del rastreo; yo quería saber cómo las estructuras del cerebro podían funcionar mejor, es decir, hacer que el procedimiento fuese más efectivo. De manera concienzuda empecé a estudiar la bibliografía sobre las emociones para complementar lo que ya sabía de mis estudios sobre la estructura cerebral, la fisiología, la neurología, la psicología, la psicoterapia, y de otros campos de estudio. Al final de esta página web, hay una lista de varios de los libros que estudié y de mis reseñas:

http://www.doyletics.com/doyletic.htm

Muy pronto me di cuenta que Doyle había hecho un descubrimiento cosmológico que afectaba a todos los humanos y, por consiguiente, había que crear una ciencia para el conjunto de conocimientos que su descubrimiento generaría. Yo había empezado a usar la palabra "doyles" para referirme a los estados corporales físicos almacenados antes de los cinco años. La palabra se origina en los correos que Doyle y yo intercambiamos en los dos primeros años después de conocernos y en los cuales yo insistía en el uso de la expresión "estados corporales físicos" en vez de "sentimientos" y "emociones". A partir de mis investigaciones anteriores, yo había concluido que estos estados corporales físicos incluían lo que las personas denominaban sentimientos y emociones. Un día, después de haber escrito unas cien veces "estados corporales físicos", le dije a Doyle que necesitaba una palabra corta, como de una sílaba, para remplazarla a "estados corporales físicos" y que iba a usar su nombre en minúscula y en plural: "doyles".

Fue una decisión fortuita porque cuando fundé la ciencia que consagró el descubrimiento de Doyle, la palabra "doyletica" encajó de maravilla con el nombre de la ciencia. El nombre honrará para siempre al innovador, a Doyle Henderson, que realizó el descubrimiento cosmológico original sobre el cual se basa la ciencia. Me permitió darle a la doyletica una definición simple y operativa: es el estudio de los doyles, así como la genética es el estudio de los genes. Es más, si la genética es la ciencia que estudia la adquisición y la transmisión de los rasgos corporales físicos, la doyletica es la ciencia que estudia la adquisición y la transmisión de los estados corporales físicos. En la estructura genética, los genes transmiten los rasgos corporales que se generan en la concepción, y los doyles transmiten los estados corporales que están almacenados en la región límbica del cerebro durante los eventos ocurridos antes de los cinco años. Los rasgos corporales incluyen la estructura física del cuerpo humano, como el color de los ojos y el pelo, la altura, los rasgos faciales, entre otros, y son producto de los padres. Los estados corporales se componen de todos los eventos doylicos almacenados entre los dos meses después de la concepción y los cinco años. Se los adquiere a partir de los eventos y de las personas que hacen parte de la vida de la persona: los padres, los que proporcionan el cuidado a los niños, los familiares, los amigos. Así como el color de los ojos puede adquirirse genéticamente de la madre, el rechazo al repollo puede ser adquirido doyleticamente del padre. La palabra doyletica debe ser tratada como las palabras que designan otras ciencias como genética, física, química y biología, y no debe escribirse con mayúsculas.

Cuando estaba en los inicios de la fundación de la ciencia doyletica, me senté con Doyle y Betty Henderson y les expliqué lo que iba a hacer. Mi objetivo era explicar cómo funcionaba la doyletica y cómo las personas podían simplemente rastrear su memoria con el objetivo de eliminar los doyles. Los tres éramos conscientes que este método probablemente haría desparecer el mercado para el software de Doyle, así que yo esperaba el permiso para continuar mi emprendimiento. Doyle y Betty se mostraron de acuerdo y aprobaron con entusiasmo mis planes. Con esta aprobación, diseñé la página web http://www.doyletics.com y empecé a ofrecer el método de rastreo de la memoria simplificado: el rastreo rápido.

Lo llamamos "rastreo rápido" porque el rastreo típico anterior necesitaba entre unos treinta minutos a una hora en total, con la relajación progresiva y el rodeo del evento original (trayecto largo que requería volver al estado relajado todas las veces que se hacía). Al principio mis propios rastreos rápidos tomaban como diez minutos, mientras me concentraba en recordar eventos de mi vida en orden descendente en marcas de tiempo de cinco años. Poco después descubrí que recordar los eventos no solo era innecesario, sino que además causaba distracción. Por ejemplo, cuando las personas se desviaban del tema, inevitablemente se perdía la efectividad del rastreo puesto que el doyle que rastreaban podía reemplazarse con otro doyle desencadenado por el recuerdo. No hay lugar a dudas, cuando esto ocurre, el rastreo fracasa. Solo con el paso del tiempo descubrí que el rastreo puede ser muy corto y ser igual de efectivo. Un día, realicé un rastreo totalmente efectivo en menos de diez segundos de principio a fin. Después de esta experiencia, me di cuenta que mientras más corto el rastreo, mayor probabilidad de que sea efectivo. La brevedad contribuye a garantizar que los doyles que se rastrean puedan mantenerse activos durante todo el rastreo.

Si tiene algún conocimiento de la combustión interna en los automóviles, sabe que se necesita COMBUSTIBLE y CHISPA para que la máquina funcione. Esto le ayudará a recordar dos requisitos para realizar un rastreo efectivo: SUJETAR y MARCAS DE TIEMPO.

SUJETAR -- se sujeta el doyle hasta llegar a una edad anterior a los cinco años (o el doyle lo tiene sujetado a usted).

MARCAS DE TIEMPO -- se desciende sistemáticamente en las marcas de tiempo. Una marca de tiempo corresponde a un número de años que se repite en el rastreo en orden descendente desde la edad actual hasta llegar a una edad por debajo de los cinco años. Cada persona puede elegir la marca de tiempo que desee, solo se necesita encontrar algo mayor a siete marcas, entre la edad actual y los cinco años. Una manera sencilla es usar decrementos de cinco años si se tiene menos de 35 años y de diez si se tiene más. Por ejemplo, para una persona de 32 años: 32, 30, 25, 20, 15, 10, 5; o para una persona de 68 años: 68, 60, 50, 40, 30, 20, 10, 5. Para niños menores de 12 use cada año.

Instrucciones para el rastreo rápido

Las instrucciones para montar bicicleta son sencillas: siéntese en una bicicleta y empiece a pedalear. Sin embargo, atrévase a decirle eso a un niño que nunca se ha montado en un vehículo de dos ruedas y vea si funciona. ¿Se acuerda cuándo se montó en una bicicleta de dos ruedas la primera vez? Cuando levantaba los pies del suelo para alcanzar el pedal, se caía. Antes de poder montar en una bicicleta, tuvo que aprender el mecanismo a fin de coordinar todos los movimientos: levantar los pies del suelo, alcanzar los pedales antes de caerse y pedalear la bicicleta hacia adelante lo suficientemente rápido para estabilizarse.

No obstante, cualquier niño puede aprender a montar en una bicicleta con la ayuda de ruedas auxiliares. Estas ruedas de apoyo ayudan a mover hacia adelante la bicicleta y de esta manera permiten disfrutar de la experiencia de montar en bicicleta sin los dolores de la caída.

Las ruedas auxiliares del rastreo rápido son los siguientes pasos: seleccione un doyle que quiera rastrear y que sea fácil de SUJETAR. Después utilice las MARCAS DE TIEMPO para llegar a los cinco años. Al inicio, y para la mayoría de las personas, los doyles más fáciles son los que representan la aversión a algún alimento. ¿Por qué? Porque se los puede desencadenar o activar con facilidad y permanecen durante bastante tiempo, y por tanto se los puede SUJETAR fácilmente. Además, es sencillo obtener la confirmación del éxito del rastreo.

Desencadenar una aversión alimentaria que persiste mientras usted realiza el rastreo rápido no es algo complicado: piense en un alimento que no le guste, cómprelo, cocínelo si es necesario, y póngalo delante suyo durante todo el rastreo rápido. El olor y el aspecto del alimento le provocarán una estimulación constante y suficiente para mantener SUJETADO el doyle mientras lo rastrea. (Si es necesario desencadenar o activar el doyle, ingiera una pequeña cantidad del alimento para comenzar).

Cuando el alimento esté listo, póngalo delante suyo y cuando sienta que el doyle se manifiesta, EMPIECE. Descienda en los años con sus MARCAS DE TIEMPO hasta llegar a los cinco años repitiendo estas palabras (en VOZ ALTA las primeras veces) y usando la frase "este doyle" para referirse a los estados corporales físicos que se manifiestan cuando ve o huele el alimento:

"Tengo esta edad (diga la MARCA DE TIEMPO) y siento este doyle".

Pongamos el ejemplo de un hombre de 23 años que siente que los músculos de su cara y la mandíbula se le ponen tensos cuando ve y huele los vegetales verdes que no le gustan. En su caso, la tensión muscular es lo mismo que "este doyle" y él debe repetir en voz alta las siguientes frases. Observe que siempre dice las frases en el tiempo verbal presente y que estas reflejan la realidad, puesto que en cada edad sintió que los mismos músculos se le ponían tensos cuando olía y veía los vegetales que no le gustaban. Es por eso que su cerebro recorre cada MARCA DE TIEMPO hasta llegar al evento original.

"Tengo 23 años y siento este doyle".

"Tengo 20 años y siento este doyle".

"Tengo 15 años y siento este doyle".

"Tengo 10 años y siento este doyle".

"Tengo 5 años y siento este doyle".

En ese momento puede ocurrir que se da cuenta de que debe seguir descendiendo hacia al evento original, cuando olió o probó por primera vez el vegetal que tanto le disgusta. Si eso ocurre, se debe reconocer esa posibilidad y cambiar el tipo de pregunta para reflejar que se ha llegado a antes de los cinco años:

"Tengo cuatro años, ¿sigo sintiendo este doyle?"

En cada MARCA DE TIEMPO inferior a los cuatro años, se pregunta si todavía siente los efectos molestos de los vegetales. Si comprueba que ha desaparecido la tensión muscular que sentía en su rostro y mandíbula (propia de su experiencia infantil), la respuesta es negativa, NO, y por tanto el rastreo ha acabado.

Si la respuesta es SÍ, debe continuar descendiendo con las MARCAS DE TIEMPO correspondientes a los tres años, dos años, un año, nueve meses, seis meses, tres meses, un mes, un día de nacido, menos un día de haber nacido, menos un mes, y así de mes en mes hasta menos siete meses de nacido. Hasta donde sabemos, los dos meses de un feto es la primera edad en la que se pueden almacenar recuerdos doylicos. Obsérvese que los doyles de aversión a algún alimento se presentan solo a un día después de nacido ya que no consumimos alimentos antes de nacer, sino que nos nutrimos mediante la sangre que recibimos a través del cordón umbilical. (Es necesario tomar en cuenta que algunos doyles pueden eliminarse más lentamente a lo largo de varias MARCAS DE TIEMPO).

Cuando se acaba el rastreo, uno se puede preguntar (en silencio está bien), "¿Qué evento plausible me pudo haber ocurrido cuando tenía X años?". La X representa la edad desconocida en la que ocurrió el evento original que el rastreo rápido ha desvelado.

En cierto sentido, un rastreo rápido es como una ecuación de álgebra donde se resuelve X, el factor que se desconoce. Se obtiene una respuesta para X cuando se SUJETA el doyle y se desciende en las MARCAS DE TIEMPO hasta llegar a la edad del evento original que sabemos debe ser inferior a los cinco años, según el arduo trabajo de más de 25 años de Doyle Henderson. Una vez que usted resuelve X, se busca el recuerdo asociado al doyle que acaba de rastrear y su mente se lo manifestará de alguna forma: puede ser un sonido, una visión borrosa o alguna combinación de los componentes de la memoria. Cualquiera de estas manifestaciones será la clave para determinar lo que ocurrió cuando su cuerpo almacenó el doyle.

En un seminario que impartí en El Paso Community College, en Tejas, una señora de 60 años rastreó el doyle correspondiente a su miedo a los escorpiones, que representan un gran riesgo en esa ciudad y en las casas. El doyle desapareció cuando llegó a los tres años. Ella había resuelto lo que desconocía y encontró que X = 3. Se preguntó, "¿Qué cosa plausible me pudo haber ocurrido a la EDAD = 3?". De repente, ¡visualizó como la mordía un escorpión! Casualmente, su mamá estaba en la sala contigua así que fui a verla y le pregunté a la frágil señora de 82 años si a su hija la había mordido un escorpión. Las manos de la anciana señora temblaban, sus ojos se iluminaron, y exclamó: "¡Sí, cuando tenía tres años!" Un recuerdo de cincuenta y siete años había regresado desde las profundidades de la memoria de esta madre a la luz del día y confirmado lo que su hija había logrado al preguntarse, justo después de terminar su rastreo rápido, lo que denominamos la Pregunta Plausible (Plausibility Question, PQ, por sus siglas en inglés). El miedo crónico a los escorpiones había desparecido para siempre con el rastreo que la condujo a un evento único de su vida que ocurrió a los tres años. En adelante, vería escorpiones, pero los despacharía sin el paroxismo del miedo que la había tenido subyugada hasta ese momento.

¿Cuándo usar el rastreo rápido?

Igual que se monta en bicicleta, cualquier persona puede aprender el sencillo procedimiento del rastreo rápido. Igual que en la bicicleta, uno se puede caer un par de veces hasta que se logra pedalear con fluidez y se empieza a disfrutar el primer paseo alrededor de la manzana. Sin embargo, una vez que se logra un rastreo rápido y se lo confirma, por ejemplo, con la eliminación de la aversión a un alimento, el mundo está a los pies: ¿hasta dónde se puede llegar con este increíble método?

· ¿Tiene retortijones de hambre que lo atormentan hasta que come más de la cuenta? Rastréelos para que desaparezcan.

· ¿Tiene miedo escénico que le impide hablar con facilidad en las reuniones o las presentaciones de venta? Elimine esos doyles.

· ¿Tiene miedo a la altura? Adquiera tranquilidad con el rastreo rápido.

· ¿Se siente triste? Relájese con un rastreo rápido.

· ¿Se marea con facilidad? Estabilícese con un rastreo rápido.

La lista de doyles que se pueden rastrear no tiene límites: prácticamente cualquier evento que le ocurrió cuando era un niño menor a los cinco años tiene la capacidad de almacenar un doyle que se le puede manifestar con posterioridad bajo la forma de un estado corporal molesto. Cuando esto le ocurra, esté preparado. ¿No está seguro de si esa manifestación es un doyle o no lo es? Ante la duda, rastréela. Si es un doyle, desaparecerá después de haber completado con éxito un rastreo rápido. Si no desaparece, realice otros rastreos que pueda confirmar fácilmente para asegurarse que está haciéndolo correctamente, y vuelva a intentarlo. Es más fácil rastrear un doyle que le molesta que preguntarle a otra persona si en efecto se trata de un doyle. Si el doyle no desaparece, puede tratarse de un estado fisiológico ajeno a la memoria doylica almacenada y, por tanto, sin posibilidad de ser rastreado.

¿Cómo puede saber con certeza que algo es un doyle? Estas son algunas de las maneras sencillas de saber si lo que se le manifiesta es un doyle o no lo es. Cuando usted sospecha que hay un doyle, siga uno o todos los siguientes pasos:

· Cierre los ojos o mire para otro lado de lo que estaba mirando.

· Salga del cuarto de donde está. ¿Desaparece el doyle al poco tiempo?

· Tápese los oídos o apague el sonido de lo que está escuchando.

· Dése una ducha o un largo baño de tina.

· Cámbiese a otro tipo de ropa: de apretada a suelta o al revés.

· Háblele a otra persona sobre el mismo tema.

Pregúntese, "¿Ha desaparecido el doyle?" Una respuesta afirmativa, "SÍ", indica la presencia de un doyle que podría rastrear y eliminar la próxima vez que se manifieste.

Esta no es una lista exhaustiva, pero abarca la mayoría de los medios habituales que desencadenan los doyles. También pueden desencadenarse por otros doyles o recuerdos que son totalmente internos. Es así como las personas que van recordando cosas mientras descienden en las MARCAS DE TIEMPO pueden perderse: desencadenan otro doyle. La mente pierde el hilo del doyle original y el rastreo fracasa. Teniendo en cuenta que un doyle puede desencadenar otros doyles, es posible que haya una catarata larga de doyles. Parecería difícil rastrear una catarata de doyles, pero en realidad es bastante sencillo: ¡solo tiene que rastrear el primer doyle de la catarata y esta nunca volverá a aparecer! Cuando un doyle funciona como una puerta de entrada a otros doyles, hay que rastrearlo para eliminar el desencadenante que activa el resto de la cadena de doyles; solo así podrá desaparecer toda la catarata. De esta manera, comprobará que hasta el rastreo del doyle más sencillo tiene efectos saludables en su vida puesto que elimina las cataratas que un solo Doyle desencadenaba.

Esto explica por qué no necesita evocar un doyle en estado avanzando para tener éxito en el rastreo y poder eliminar el doyle. El rastreo y la eliminación de un doyle leve (que con el tiempo desemboca en estado avanzado) también puede eliminar un doyle en estado avanzado. No es necesario que espere a estar tan enojado por algo como para golpear las paredes. Solo tiene que empezar el rastreo a la primera señal de enojo. Además, mientras efectúa el procedimiento de la memoria, el rastreo rápido elimina la necesidad de recuperar todos los sentimientos horrendos que pueden estar asociados al evento original. Por lo tanto, no necesita recuperar los sentimientos de ira intensa, que, por ejemplo, le hagan patear la pared, vomitar, o gritar sin parar. La manera más efectiva de eliminar los doyles molestos es sencillamente ir hasta antes del evento original y saltárselo sin pena para no tener que volver a vivirlo. Es evidente que el rastreo rápido, practicado de esta manera, es una técnica de la memoria para convertir el recuerdo doylico en recuerdo cognitivo.

¿Cómo funciona el rastreo rápido?

¿Cómo realiza su labor el rastreo rápido? En resumen, el cerebro continúa su desarrollo hasta los cinco años, cuando se adquiere la capacidad total de la memoria cognitiva. Esto ya lo sabía Sigmund Freud que llamó a este proceso la "amnesia de la niñez". La memoria cognitiva es lo que generalmente conocemos como la memoria, pero yo uso este término para distinguirlo de la memoria doylica. La memoria doylica empieza a funcionar como a los dos meses de la concepción, en el útero, y almacena los estados corporales, los doyles, en las estructuras límbicas del tronco encefálico. Estos doyles contienen todo tipo de tensión muscular, ritmos respiratorios y cardiacos, ajustes homeostáticos de los órganos internos, y enlaces a otros doyles. Estos doyles se recuerdan cuando cualquier parte del evento original afecta la región límbica, es decir, cuando ocurre un desencadenante doylico.

Por ejemplo, pongamos que, cuando usted tenía tres años, tuvo algunos estados corporales molestos. Si el único tipo de memoria que tenía a su disposición a los tres años era la memoria doylica, se produjo un registro doylico en su estructura límbica. No se pudo haber creado un recuerdo cognitivo ya que antes de los cinco años la capacidad de la memoria cognitiva no está preparada para realizar este tipo de operación. El cerebro almacena la memoria de la mejor manera posible para que después, una vez cumplidos los cinco años y solo a partir de entonces, pueda almacenar en la memoria cognitiva (lo que simplemente denominamos memoria) el recuerdo de cada evento.

¿Qué ocurre durante un rastreo? El procedimiento le permite ingresar en la zona cerebral donde la memoria doylica ha estado almacenada y, como usted ya tiene la capacidad de la memoria cognitiva, el cerebro crea, por primera vez, un recuerdo cognitivo del evento original. Previamente, el cerebro solo tenía capacidad de almacenar un recuerdo doylico. Una vez que el recuerdo cognitivo está almacenado, el cerebro ya no permitirá que un desencadenante le active y manifieste un doyle. Al contrario, le permitirá tener acceso al recuerdo cognitivo que almacenó durante el rastreo rápido. En efecto, el recuerdo doylico se ha transformado en un recuerdo cognitivo.

En términos sencillos: el doyle que le molestaba ha desaparecido para siempre.

Usted puede descubrir lo que le ocurrió recuperando el recuerdo cognitivo que se creó a partir del evento original, que a su vez se descubre realizando un rastreo con la ayuda de la Pregunta Plausible.

Observaciones finales

Para terminar, permítanme agradecer a Doyle Henderson por su trabajo precursor que sentó las bases de la ciencia de la doyletica. Doyle desarrolló este trabajo en un campo muy diferente al suyo, pero sus conocimientos sobre la instrumentación le permitieron ver las posibilidades de la etiología de las emociones y los sentimientos y de otros estados corporales que nadie antes de él había imaginado nunca: que todas las emociones y los sentimientos tenían su origen en los estados corporales almacenados durante los eventos originales ocurridos antes de los cinco años y recapitulados en los años posteriores. Con una idea magnifica captó el origen de las emociones y trabajó sin descanso durante 25 años para identificar lo que hoy en día conocemos como la edad de la transición de la memoria. Gracias a él, millones de personas, de hecho, todo el mundo y en cualquier país, podrán eliminar los estados corporales molestos y mejorar la ecología de la mente y del cuerpo de manera rápida y sencilla con el rastreo rápido.

Como muchos descubrimientos históricos, el descubrimiento de Doyle Henderson también fue simple. Por ejemplo, Isaac Newton descubrió las tres leyes del movimiento y esto dio lugar a las leyes de la mecánica clásica, que a su vez ayudó a crear la revolución industrial en el campo exterior físico. Lo que Henderson descubrió creará una revolución de importancia similar en el campo interior de las emociones, los sentimientos y los estados corporales. Imagine un mundo en el que los niños rastrean y eliminan doyles molestos a medida que crecen y maduran. Imagine que cuando esos niños crecen, empiezan a dirigir el mundo. Ahora imagine la contribución que Doyle Henderson habrá realizado para que ese mundo sea posible.

No es necesario que acepte el mensaje de este artículo como si fuese un credo. Compruébelo, aprenda a realizar el rastreo rápido para eliminar los doyles molestos de su vida. Solo entonces se convencerá de que se pueden rastrear y eliminar los doyles molestos almacenados antes de los cinco años. Y, si usted puede hacerlo, también puede el resto de las personas hoy en día.

------------------------------------

Por favor, envíe un correo electrónico a Bobby Matherne si tiene alguna pregunta sobre la doyletica. http://www.doyletics.com/bobby.htm




Click Left Photo for List of All ARJ Reviews      Click Right Bookcover for Next Review in List


== == == == == == == == == == == == == == == ==
20+ Million Good Readers have Liked Us!
20,444,941 as of October 18, 2018
  Month-to-Date Daily Ave 5,936 Readers  
For Monthly DIGESTWORLD Email Reminder:
Subscribe
! You'll Like Us, Too!

== == == == == == == == == == == == == == == ==



Click Left Photo for List of All ARJ2 Reviews      Click Right Bookcover for Next Review in List
Did you Enjoy this Webpage?
Subscribe to the Good Mountain Press Digest: Click Here!

Google
Web www.doyletics.com

CLICK ON FLAGS TO OPEN OUR FIRST-AID KIT.

All the tools you need for a simple Speed Trace IN ONE PLACE.

Do you feel like you're swimming against a strong current in your life? Are you fearful? Are you seeing red? Very angry? Anxious? Feel down or upset by everyday occurrences? Plagued by chronic discomforts like migraine headaches? Have seasickness on cruises? Have butterflies when you get up to speak? Learn to use this simple 21st Century memory technique. Remove these unwanted physical body states, and even more, without surgery, drugs, or psychotherapy, and best of all: without charge to you.

Simply CLICK AND OPEN the FIRST-AID KIT.


Click Here to Visit to Discover for Yourself How Fear, Anger, and Anxiety can Disappear From Now On!
Counselor? Visit the Counselor's Corner for Suggestions on Incorporating Doyletics in Your Work.
Click here to Return to Home Page!


All material on this webpage Copyright 2018 by Bobby Matherne